Webinar: La necesidad de favorecer la fiscalidad del ahorro para la jubilación

  • Pilar González de Frutos: ‘no solo hay que quitar los beneficios fiscales al ahorro, sino que hay que intensificarlo’.
  • Ángel Martínez-Aldama: ‘es preciso que se reformulen o puntualicen los beneficios de la fiscalidad del ahorro para la jubilación’.
  • Gregorio Izquierdo: ‘se deben mantener, cuando no reforzar, los incentivos fiscales actualmente existentes a los planes de pensiones en España’.

Madrid, 29 de septiembre de 2020. El Director General del IEE, Gregorio Izquierdo, junto a Pilar González de Frutos y Ángel Martínez-Aldama, presidentes de Unespa e Inverco, respectivamente, han organizado una jornada online para reflexionar sobre cómo fomentar la fiscalidad de los ahorros de los planes de pensiones.

Durante el webinar, titulado ‘La necesidad de favorecer la fiscalidad del ahorro para la jubilación’, la Presidenta de Unespa ha señalado que ‘no solo hay que quitar los beneficios fiscales al ahorro sino que hay que intensificarlo, mejorarlo, complementarlo’, para que el producto cumpla su misión. Hablando de la fiscalidad del ahorro-previsión, cuando las cuentas se hacen bien, el resultado es que el gasto fiscal es muy bajo, porque no estamos ante un beneficio fiscal, sino ante un esquema de tributación diferida.

Pilar González de Frutos ha indicado que es un producto para todos los colectivos y que en un sistema en el que la previsión pública aporta al salario medio y a los salarios bajos tasas de sustitución del entorno del 80%, los incentivos objetivos para el ahorro por estas capas de ciudadanos son muy bajos. También ha destacado que se debe trabajar para incrementarla la eficiencia de los beneficios fiscales, para lo que hay que ampliar el foco y concebir el fomento del ahorro como una combinación de medidas fiscales y no fiscales. Por ello, creo importante hablar de mecanismos de automatismo en el ahorro, de subvención condicionada, de esquemas diseñados desde la legislación y el diálogo social para universalizar la previsión; y de cómo se va a apoyar todo eso desde la fiscalidad.

Ángel Martínez-Aldama, durante su intervención ha indicado que ‘es preciso que se reformulen o puntualicen los beneficios de la fiscalidad del ahorro para la jubilación’. Ha añadido que tenemos uno de los sistemas de planes de pensiones más competitivos del mundo, y ha destacado las contribuciones que hacen nuestros productos de ahorro en favor de la sociedad, como los pagos anules de 4.300 millones de euros a 400.000 familias cada año.

La jornada ha sido clausurada por Gregorio Izquierdo, Director General del Instituto de Estudios Económicos, con la exposición del trabajo elaborado en dicha institución sobre ‘El marco fiscal de los planes de pensiones’. Durante el acto ha indicado que España se está enfrentando, al igual que el conjunto de economías avanzadas de la UE, a los retos derivados del envejecimiento de la población y ha planteado una serie de recomendaciones desde el IEE:

  • No se deben reducir, sino mantener, los incentivos fiscales actualmente existentes a los planes de pensiones en España, de deducción en el IRPF por las aportaciones a los planes de pensiones. En cualquier caso, deben elevarse significativamente los límites de las aportaciones realizadas a favor de los cónyuges sin rentas, tal y como fija la recomendación 16 del Pacto de Toledo.
  • La tributación de las prestaciones de los planes de pensiones, correspondiente al rendimiento financiero derivado de la gestión del plan, debería tributar como parte de los rendimientos del ahorro generados a más de un año. Este tratamiento debería aplicarse obligatoriamente también a la parte de esos rendimientos incluidos en las percepciones en forma de renta vitalicia.
  • En lo relativo al fomento a los planes de empleo, habría que excluir del cómputo de las bases de cotización a la Seguridad Social las aportaciones a sistemas de previsión social y se debería reinstaurar la deducción fiscal en el Impuesto sobre Sociedades para las aportaciones a sistemas de previsión social.
  • Con carácter general, ha de abogarse por la seguridad jurídica, con un marco regulatorio estable, predecible y favorable de los instrumentos de previsión a largo plazo.
  • Los planes individuales y los planes de empleo son complementarios, por ello el sistema debe simultanear los incentivos a ambos instrumentos. La construcción de un segundo y tercer pilar mediante algún esquema organizativo capaz de universalizar el ahorro y apoyar al sistema público de pensiones en el cumplimiento de sus objetivos.

Descargar informe.