España tiene un 1% de su población activa dedicada al ámbito de I+D, por debajo de la media europea del 1,3%

La necesidad de invertir en innovación e investigación es cada vez más importante para fortalecer la competitividad y crear empleo en las economías basadas en los conocimientos. Un factor fundamental reside en aumentar el personal que se dedica profesionalmente al ámbito de la investigación y el desarrollo. En la UE-28, el porcentaje medio de población activa que trabaja en I+D ha crecido desde un 1,0% en 2007 a un 1,3% en 2017. Entre los países europeos se observan grandes diferencias, ya que en algunos se llega a cifras en torno o incluso por encima del 2%, mientras que en el otro extremo ni tan siquiera se alcanza el 0,5%.

Los estados miembros con la mayor proporción de población activa trabajando en el ámbito de I+D son Dinamarca (2,2%), Luxemburgo y Finlandia, ambos con un 1,9%, así como Austria con un 1,8%. Suecia y Bélgica comparten un 1,7%, mientras que Alemania y los Países Bajos se sitúan en un 1,6%. Francia y Eslovenia llegan ambos al 1,5%, al tiempo que la República Checa, Irlanda y el Reino Unido se quedan en la media europea.

Por debajo de la media están Italia y Portugal. A continuación figura España, junto a Grecia, ambos con un 1,0%. En nuestro país la cifra ha aumentado poco desde el año 2007, en el que estábamos en un 0,9% y seguimos por debajo del promedio de la UE-28. Por detrás de nosotros se sitúan 11 países de reciente adhesión, cerrando la clasificación Rumanía y Chipre que comparten un 0,4%.

Profesionales dedicados a I+D en la UE-28 en 2017 (En % de la población activa)

Países   Países  
Dinamarca 2,2 Portugal 1,1
Luxemburgo 1,9 Grecia 1,0
Finlandia 1,9 España 1,0
Austria 1,8 Estonia 0,9
Suecia 1,7 Hungria 0,9
Bélgica 1,7 Polonia 0,9
Alemania 1,6 Lituania 0,8
Países Bajos 1,6 Bulgaria 0,7
Francia 1,5 Eslovaquia 0,7
Eslovenia 1,5 Malta 0,7
Rep. Checa 1,3 Croacia 0,7
Irlanda 1,3 Letonia 0,6
Reino Unido 1,3 Rumanía 0,4
UE-28 1,3 Chipre 0,4
Italia 1,2    

Descargar nota en PDF