El gasto español en protección social llega al 40% sobre el total en 2016

El gasto destinado a protección social es el componente más importante del gasto público total en la UE-28. Este capítulo de gastos incluye, entre otros, los gastos por enfermedad e incapacidad, las pensiones, las prestaciones por desempleo, las prestaciones para familias, hijos y supérstites, así como la ayuda a la vivienda. En los últimos años, el promedio europeo ha aumentado desde el 38,2% registrado en 2007 hasta el 41,2% en 2016.

Entre los países de la UE destaca, ante todo, Finlandia con un gasto en protección social del 45,8% sobre el total, figurando a continuación Alemania, Dinamarca, Francia y Luxemburgo con cifras superiores o en el entorno del 43%. Italia y Austria se sitúan por encima del 42%, al tiempo que Suecia y Grecia también superan el promedio de la UE-28.

Portugal ya figura por debajo de la media con un 40,0%. En España el gasto en protección social ha crecido a lo largo de los últimos años. En 2007 nuestro gasto se situaba en el 32,9% sobre el total aumentando a casi un 40% en 2016. Por debajo de nosotros figuran, entre otros, el Reino Unido, Bélgica, los Países Bajos e Irlanda, así como la totalidad de países de reciente adhesión, a excepción de Polonia. Cierran la clasificación Malta, la República Checa, Croacia y Hungría con cifras en torno al 31%.

GASTO EN PROTECCIÓN SOCIAL DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS EN 2016
(En % sobre el gasto total)

Finlandia 45,8 Países Bajos 37,3
Alemania 43,6 Eslovenia 37,0
Dinamarca 43,6 Bulgaria 36,4
Francia 43,3 Irlanda 36,4
Luxemburgo 43,0 Eslovaquia 36,4
Italia 42,7 Chipre 35,7
Austria 42,6 Rumanía 34,2
Suecia 41,7 Estonia 33,3
Grecia 41,5 Lituania 32,8
Polonia 41,2 Letonia 32,2
UE-28 41,2 Malta 31,6
Portugal 40,0 Rep. Checa 31,2
España 39,9 Croacia 31,2
Reino Unido 38,1 Hungría 30,7
Bélgica 37,6

 


Descargar nota en PDF