«Nuestro principal problema es reducir el sector público»

Entrevista realizada a Joaquín Trigo, Director General del IEE, el 5 de mayo en el suplemento ´Dinero y Empleo´ del Diario de Navarra

 

En un momento en el que la economía se sirve de primer plato, de segundo y de postre, Joaquín Trigo Portela  no da abasto. Director del Instituto de Estudios Económicos, entidad fundada en 1979 por un grupo de empresarios, trata de arrojar luz sobre la actual situación de crisis y las recetas que, a su juicio, podrían acelerar la salida de España del grupo de cola. Invitado por el think tank Civismo, acudió hace unos días a Pamplona para dar una conferencia.

España, por primera vez en la historia, supera los 6,2 millones de parados, según la EPA.
Nunca antes habíamos sido el país con más paro del mundo. Sólo había uno que nos ganaba, Sudáfrica. Y ahora estamos peor que ellos. Es un mal dato. En algún momento tendremos que cambiar, pero todavía estamos perdiendo empleo.

¿Por qué la situación no mejora?
Porque las empresas no venden lo suficiente. Aguantaron bastante y pensamos que iban a poder seguir colocando producto en el resto de Europa, pero no ha sido así. Además, tenemos una economía irregular que está creciendo y eso debilita todavía más a las empresas normales, porque es donde recurre Hacienda para recaudar. Habría que conseguir que se regularizaran.

No parece fácil…
Con el coste que tienen ahora las empresas es muy difícil. Habría que volver a a la situación que teníamos hace un par de años, cuando las empresas y, sobre todo, los autónomos tenían unas cargas fiscales menores. Estos señores, si pudieran, pagarían, pero, si no tienen con qué, la gente prefiere la factura sin IVA.

¿Fue un error subirlo?
A veces hay que asumir esto. No estoy seguro de que fuera un error fatal, pero si esto persiste, sí será dañino. Estas cosas tienes que hacerlas y dejarlas. Igual que cuando coges algo caliente con las manos, porque si las mantienes te quemas.

Las últimas voces hablan de nuevas subidas de impuestos.
Hay voces para todo. Si no hay alternativa, se subirán, pero llevamos año y pico con esto. Sabemos que algo se ha conseguido, pero no podemos estar toda la vida así.

¿Qué habría que hacer?
El problema más importante ahora es conseguir que el sector público se reduzca. No puede ser que, subiendo el paro, las entidades públicas sigan aumentando sus efectivos.

Pero si la empresa privada no contrata, y la pública adelgaza, el paro seguirá aumentando.
Ya, pero si resulta que por cada uno que coloca el sector público, perdemos cuatro fuera ¿qué? Sería muy fácil contratar gente para que no haga nada. Eso no tiene ningún sentido.

Entonces, ¿cómo se consigue crear empleo?
La empresa contrataría si tuviera a quien vender. Si no, no va a contratar, aunque la normativa sea buena, que ha mejorado. Lo que necesitamos es que las empresas tengan dinero para hacer sus productos y luego ya espabilarán dentro o fuera para colocarlos. Si ven que pueden vender lo que hacen, contratarán, pero si no, se haga lo que se haga, no se crearán ni un sólo puesto de trabajo.

Ha hablado de adelgazar las administraciones como principal baza para salir de la crisis.
¿Es factible?
Las empresas están bajando su deuda y las familias también. En cambio, la del sector público está creciendo. Hay ayuntamientos y comunidades autónomas que siguen gastando. Con un poco de esfuerzo, hay que bajar lo que debemos. Y ahí todas las administraciones tienen algo que hacer, desde los ayuntamientos hasta el Gobierno central. La señora Merkel se pregunta cómo Alemania, teniendo más habitantes que España, tiene menos ayuntamientos. Y lo mismo con las comunidades.

¿Propone eliminar autonomías?
Nos sobra algo. No es la cantidad, es la calidad lo que cuenta.

Quizás reducir ayuntamientos es viable, pero comunidades…
Algunas han creado cosas intermedias entre el ayuntamiento y la comunidad autónoma, y no hablo de las diputaciones. Han creado consejos comarcales. Si quieres hacer algo, tienes que dar unas vueltas tremendas de un sitio a otro. Nos hemos excedido. Debimos haber sido más cautos.

Ahora se está debatiendo la reforma de las administraciones locales y, por lo menos en
Navarra, no ha sido muy bien recibida.
Creo que aquí la situación es mejor que en el resto de España. Está, en general, bastante más saneada, aunque eso no quiere decir que sea la panacea. Pero tenemos que tomárnoslo muy en serio, porque el dinero que nos están prestando no es infinito y podrían exigirnos cosas más duras de las que nos están pidiendo.

¿Cree que habrá más recortes?
Creo que medidas como las que estoy comentando deberían exigirse que se plantearan. Lo más importante es tomar conciencia de que no necesitamos unas parrillas de administraciones como las que tenemos. Ahí sí que tendríamos que simplificar. Una cosa no es mejor por ser mayor.

Con Alemania entrando en recesión, ¿cree que se apostará por una política distinta, de incentivos?
Algunas medidas se ha demostrado que no servían. Por lo tanto, eso de que tiene que doler para que sea útil no está tan claro. Puede ser que duela y no sirva.

Las medidas adoptadas hasta ahora ¿se han hecho para mejorar la economía o la imagen de España?
Se intentaron a la vez muchas cosas. Dar buena imagen, hacer algo bien y no romper con el pasado. El problema se da cuando se hace lo mismo que antes, o sea, dar dinero para cosas que no tienen ningún sentido; subvenciones, sobre todo. Hay muchísimas. Muchas veces son tan chocantes que a uno le pasma y no se atreve a decirlo. Hay que verlo para creerlo.

¿Todo lo que ha hecho España se ha hecho bien?
No está en mi mano dar un juicio. Creo que algunas cosas han sido muy buenas, por 0ejemplo el tema laboral, pero no basta con esto. Era necesario pero no suficiente.

¿Le parece bien la reforma laboral?
Sí, porque permite dar salida a mucha gente. Las empresas no contratan para despedir; serían tontas, porque un despido es caro y el empresario no gana nada. Si lo hacen es porque no queda más remedio. Es malo para todos, por eso es muy importante que no haya miedo a contratar.

El Supremo acaba de echar atrás unos despidos realizados con la reforma laboral…
Al principio hubo discrepancias, pero creo que la mayor parte de los jueces ya está entrando. Han entendido perfectamente cómo va y creo que es un quitamiedos para las empresas. Pero habría una cosa más que hacer: que pudiera hacerse una provisión cada mes de forma que si tuviera que prescindir de alguien ya hubiera dinero. Eso sería otro quitamiedos para que te dejen contratar por tiempo indefinido que es lo que todos queremos.

Pero ni indefinido ni temporal. La reforma no consigue contratos.
No, porque no basta con esto. No se contratará hasta que no se vea que hay demanda, sea dentro o fuera.

¿Las recetas clásicas van a servir para salir de la crisis?
De una crisis a otra se va aprendiendo o desaprendiendo. Recetas que funcionaban ya no funcionan y hay que buscar otras maneras de hacerlo. Pero no podemos empezar a tirar a ver qué pasa, que es lo que se hizo en el anterior gobierno, con buena intención, supongo, pero con poco éxito, por decirlo de alguna manera.

¿Se ve el final del túnel?
No. Si de verdad aprovechamos que el coste del préstamo baja y podemos bajar el principal, nos pondría en una senda más creíble y nos daría más financiación barata para las empresas, para ser más competitivos.