Por fin expectativas serias. Cuidémoslas

Artículo publicado por Joaquín Trigo, Director General del IEE, el 24 de abril en El Periódico de Catalunya

 

Se ha reducido la prima de riesgo que se llevaba, sin dar nada a cambio, buena parte de los recursos que se generaban en España. No está en el nivel de Alemania pero ahora con el mismo esfuerzo, es posible pagar a los prestamistas y comenzar a reducir lo que se debe. Es un alivio pero no una panacea, por lo que conviene tomarse en serio lo que deberíamos haber estado haciendo desde hace tiempo para mantener y crear empleo, para producir y exportar, para ahorrar e invertir.

Lo que se precisa es reducir el coste de cumplimiento de la regulación por vía de reducir e igualar las exigencias que se imponen en cada Comunidad Autónoma. Al tiempo, el sector público, en todas sus variedades y lugares, debería reducir sus gastos, dejar de crear nuevas empresas y privatizar o cerrar las existentes, bajar el número sus emisoras de radio y tv. Hay que eliminar la inercia del sector público, disminuir los impuestos y tasas que se han creado, simplemente para aumentar la recaudación o cubrir el déficit en curso.

La recuperación será lenta porque se han perdido muchas empresas y con ellas gran parte de sus conocimientos, experiencia, reputación, maquinaria y equipos conjuntados. La situación es similar en otros países que se esfuerzan en vender sus productos y servicios, lo que es un reto superior a los vistos hasta ahora. Las empresas y las familias se han ajustado a la nueva situación pero tienen que adaptarse a nuevos cambios, que exigirán calidad y novedad, precio bajo, seguridad y adaptabilidad, lo que solo se consigue con equipos bien conjuntados, ya sea en las fábricas o en los despachos. Las Administraciones deben hacer el mismo esfuerzo manteniendo las prestaciones y sin apelar a la financiación bancaria, lo que no es fácil pero es posible, por ejemplo con la concentración de Ayuntamientos, lo que les daría más capacidad y prestaciones al tiempo que se reducirían las exigencias de pago al ciudadano por la exuberancia de tasas.

Hasta ahora la persecución de la economía irregular ha sido muy tolerante, pero ha perjudicado a la actividad formal. Ahora hay que eliminar esa competencia desleal al tempo que se hace más fácil la vida la vida de las pequeñas y medianas empresas. Si se buscan resultados sensatos y se cuida el gasto, hay muchas actividades y gastos superfluos que pueden eliminarse contribuyendo a la estabilidad del país. Sin embargo, la lectura del BOE continúa aportando evidencia de muchas variedades de gasto que, suavemente matizadas, se mantienen sin evidenciar su necesidad. Las Administraciones pueden aportar un nuevo empuje a la economía si ganan en eficiencia, reducen sus exigencias, tanto las financieras como las  de cumplimiento y tratando de competir con otros países haciendo que su nivel de vida sea mejor.